CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENTRENAMIENTO DE FUERZA Y NUTRICIÓN

La magnitud de la fuerza que puede desarrollar un músculo es directamente proporcional al número y volumen de fibras musculares que intervienen en su contracción. Para incrementar el volumen del músculo, y por tanto su fuerza, precisa de verse sometido a sobrecargas que superen los requerimientos que se le hacen habitualmente y estas sean de carácter progresivo.

Tales demandas de trabajo que pueden imponerse al músculo, con el fin de conseguir el máximo rendimiento en su ganancia de fuerza, deberán estar perfectamente planificadas y organizadas en un programa sistemático de entrenamiento.

Básicamente, todos los sistemas que se ocupan del entrenamiento de la fuerza, se establecen sobre estos principios:

 

  • Especificidad de los ejercicios y las cargas orientadas a la actividad y exigencias técnicas del sujeto que entrena: según deporte concreto, desarrollo muscular individualizado, propósito que persigue etc.

 

  • El «ritmo» de los periodos de aplicación de las cargas de trabajo y descanso (MÁS NO SIEMPRE ES MEJOR).

 

  • Progresión gradual del esfuerzo a lo largo del periodo de duración del entrenamiento (Si llevas 3 años sin entrenar, no intentes responder a estímulos de deportistas con una preparación y experiencia previa).

 

  • Individualización del programa y sus rutinas de trabajo de las características estructurales (hacemos mención a la genética, desarrollo somático, estatus nutricional o estado de salud).

 

  • Y por último la característica funcional (Llevas 3 años de inactividad y con problemas de cadera-rodilla, tu capacidad técnica, forma física y tu motivación, no tiene las mismas expectativas que un individuo que realiza entrenamientos de forma constante).

 

 

Un pilar básico en el objetivo de la nutrición es soportar todo plan de entrenamiento, sea deportista o no, en una serie de procesos donde se ingiere el alimento, se asimila y se utilizará para que pueda llevarse a cabo de una forma adecuada todas las funciones energéticas y estructurales del organismo, hasta su eliminación en forma de residuo no reutilizable. Por tanto, cabe afirmar que, en gran medida, EL ÉXITO DEPORTIVO PASA POR EL APARATO DIGESTIVO.

Desarrollar una alimentación correcta y equilibrada, bien sea tu deporte ciclismo, culturismo, runner, triatlón, trail, etc, de debe desarrollar un estado nutricional que cubra suficientemente las necesidades energéticas suficientes para conseguir un mejor rendimiento físico y prestación deportiva.

 

En el centro de rendimiento CARLOS IBORRA, creamos un entorno deportivo, específico y personal, centrados en tus necesidades a través de una planificación estratégica para afrontar tus retos deportivos.

Share it