LA SUPLEMENTACIÓN CON GLUTAMINA

Lograr una rápida recuperación muscular es uno de los objetivos prioritarios de los deportistas, especialmente cuando la intensidad del ejercicio es elevada o traumática. Los ejercicios excéntricos, tales como carrera a pie, especialmente en bajadas, producen mayores rupturas de miofibrillas musculares que otros deportes como la natación o el ciclismo, sobre todo si se llevan a cabo de forma intensa y no habitual provocando daño muscular. Este daño muscular produce una fatiga muscular que limita el rendimiento muscular, disminuyendo la fuerza, el pico de potencia, o la velocidad. Así la fatiga muscular es dependiente de la intensidad del esfuerzo y sobre todo con el tipo de ejercicio físico realizado, según el tipo de contracción muscular (concéntrica, excéntrica o isométrica).

Diferentes métodos de recuperación post-ejercicio se emplean en el ámbito deportivo, del cual, uno de los más utilizados en el mundo del deporte y sobre todo en las salas de musculación, es la GLUTAMINA.

¿Qué es la glutamina?

Es un aminoácido no esencial, es decir, nuestro organismo lo puede sintetizar de forma endógena a partir de otros aminoácidos (valina, isoleucina y ácido glutámico) y  no necesita ingerirse de forma exógena. Pero esto no es del todo cierto, ya que en situaciones de estrés y de entrenamiento intenso, la musculatura demanda tal cantidad de este aminoácido que el organismo no es capaz de sintetizar suficiente.

La glutamina es el aminoácido que se encuentra en mayor proporción en los músculo, llegando hasta el 60%.

Cuando exponemos el cuerpo a intensidades altas, el organismo necesita que llegue glutamina por vía exógena, a través de los alimentos ricos en proteína (carnes, lácteos, soja etc.) siendo recomendable si no se llega a la demanda, ingerir con suplementos de glutamina para que no se produzca una degradación de las proteínas musculares y la consiguiente pérdida de tejido muscular.

Las dos funciones más importantes de la glutamina relacionada con el deporte son la prevención del catabolismo muscular y favorecer la síntesis proteica. Los niveles musculares de glutamina están muy relacionados con los niveles de proteinas en otros tejidos.

Otra función importante de la glutamina, relacionada con el ejercicio, es que puede contribuir a la recuperación del glucógeno muscular agotado tras el entrenamiento. Según algunos estudios, la ingesta de glutamina junto con azúcares favorecen la acumulación de glucógeno tanto en el músculo como en el hígado.

 

ALGUNAS FUNCIONES DE LA GLUTAMINA

 

  • Efecto anticatabólico, previniendo la pérdida muscular ocasionada por el ejercicio intenso, inhibiendo la degradación de proteinas.
  • Favorece la síntesis proteica en las células musculares.
  • Combustible para las células del sistema inmune, potenciando el sistema muscular inmunológico.
  • Puede convertirse en glucosa y actuar como fuente de energía.
  • Ayuda en la recuperación de glucógeno muscular tras el entrenamiento.
  • Interviene en la cicatrización de heridas.
  • Ayuda en la recuperación post-traumática.

 

 

Consejo:

 

Si te motiva seguir cosechando éxito y competir al máximo nivel. Si lo que deseas es cambiar tu cuerpo y el estilo de vida. Si quieres que tu vida cambie radicalmente, lejos del sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo y motivaciones que conviven de manera cotidiana entre nosotros, no esperes más y acude a profesionales del deporte cualificados. Trazaremos la senda que te llevará al éxito.

¿Sabes porque somos profesionales? SABEMOS LO QUE ESTAMOS HACIENDO, ponte en manos de expertos, con la salud NO SE JUEGA.

Share it