LOS HERMANOS BROWNLEE

Días de intensas emociones para los aficionados del triatlón -hasta los no aficionados a la disciplina- que vieron la final épica y para muchos gloriosa del mundial en Cozumel y que da a conocer la increíble hazaña física y mental que los profesionales hacen para superarse a sí mismo y dar espectáculo.

En declaraciones de los hermanos Brownlee en una entrevista a la BBC:

 

Jonathan recordaba todo muy claramente, la carrera fue muy bien hasta faltar 1,5 km antes de llegar a meta, sus piernas temblando y su hermano Alistair animando diciendo «lo vas a conseguir», siendo su último recuerdo cruzar la meta siendo atendido por los equipos de médicos. Su pensamiento era  «déjame Alistair, déjame en el suelo y podré descansar»

 

Hemos presenciado una acción de Alistair con su hermano Jonathan que dará la vuelta al mundo como símbolo de heroicidad, ayuda, colaboración etc. etc… que de cara a la galería suena muy bien, pero para mí es un gran error.

 

Haré una breve exposición del por qué.

El esfuerzo es tan desmesurado que su organismo no es capaz de asimilarlo, concretamente forma parte de un error táctico, y dónde no ha sabido distribuir las energías que aunque sea por 200 metros, no ha sabido gestionar. Nunca debería de haber ganado (menos mal que no ganó), por que el vencedor  fue Mario Mola, que por cierto es Mallorquín, y a sus 26 años puede decir que es campeón del mundo.

Considero que nunca debería de haber pasado la línea de meta, pero sí lo hizo, adulterando el resultado de la competición. Y ahora qué? Todos seremos Alistair? Todos dispuestos ayudar? No veo nada bueno en este tipo de acciones, y menos sobre los efectos que puede producir negativamente a la competición.

El deportista ayudado se detiene por falta de oxigeno en el cerebro, su vida cerebral está en peligro, y necesita reponer. Pues bien, llega el hermano y lo vuelve activar, vuelve a disminuir esa entrada de oxígeno tan necesaria para que sus neuronas sobrevivan y Jonathan cruza la meta. La imágenes son espeluznantes, sin oxígeno, mirada perdida, sin capacidad de poder reaccionar, siendo ayudado y trasladado por el equipo médico.

 

¿Nadie se ha parado a pensar que ese chico podría haber fallecido tras esa acción?

 

A mi entender, debería de actuar con conocimiento y tranquilidad (ya sé que es tu hermano y tienes las pulsaciones a 1000), pero se deja tumbado al deportista, se favorece la irrigación cerebral y se llama a urgencias.

Como gesta deportiva la palabra sería ESPECTACULAR, como ser humano, ante un caso de extrema gravedad, NUNCA AYUDES A CONTINUAR !!

Share it